Untitled-1

Silencias el canto del gallo como cualquier otro día en el que el sol fuerza su fresca bienvenida sobre tu lecho. Con cien capas de diferentes especies de desidia, de repente te preguntas cómo hace la gente que tiene otras mil capas encima. Es entonces cuando empieza: los mordiscos, las punzaditas de los alfileres en las puntas de los dedos de los pies. Comienza a rondarte un enjambre de inquietud que carga el aire con electricidad estática. La bruma de tu pensamiento comienza a abrirse en claros de determinante urgencia, ese gentil anticiclón donde comienzan a reunirse las inquietudes. Ya no hay estrato apático capaz de mantenerte en la sepultura; respondes a la llamada, imponente y seductora, de lo anodino.

Surge la paradoja. Descubres las maravillas de la cotidianeidad: la belleza atómica, el espectáculo del cosmos, el baile de la existencia. Patrañas, por supuesto. Sabes que la percepción es el único nexo, siempre defectuoso, con esa realidad que jamás serás capaz de apreciar por tu cuenta. ¿Pero acaso no es más sano imponerse el engaño? Tu miopía, si acaso tu ceguera, no debe ser una barrera que te impida adivinar las nuevas facetas, los nuevos reflejos, de lo redundante. Por suerte hay receptores más allá de los sentidos, porque es el conocimiento de las cosas lo que te hace apreciarlas más. Es ahí donde radica el demiurgo de tu esencia, es vivir para seguir viviendo. El absurdo de la racionalidad.

Algún tipo de inercia del sistema motor, ansia embotellada que, como la resaca del mar, te tira con la fuerza de la memoria grabada a en tu cuerpo. El hábito te volvió un esclavo de la moción, es el ritual que precede el trance narcótico del opio. Tu posición se bifurca, luego se ramifica hacia una ubicuidad inabarcable, casi paralizante. Un mar de posibilidades ondula ante ti, a la deriva desde el naufragio que te trajo al mundo. ¿Qué hacer?, preguntas mil veces. A las mil y una reflexionas que no tomar una decisión es una decisión. El oxímoron es un imposible, y el inmovilismo es un lento transcurrir hacia la muerte (nunca más esa promesa infundada de dulzura). Te mueves sin saberlo. Cargas tus pies de lastre para que cada gesto sea intencionado y plenamente consciente. No sabes a dónde vas, pero un destino comienza a tomar forma. Y si por ventura jamás alcanzaras esa meta, queda el consuelo del camino, de por sí una sucesión de infinitos puntos que salen a tu encuentro. El fin es una quimera; lo único cierto, el medio. Perseguir el horizonte es tu virtud más valiosa.

Untitled-2


Nada mal para una bienvenida, ¿verdad? Quizás suene demasiado abstracta, rebuscada o pretenciosa, pero así quiero expresarme esta vez. Al menos esta nueva presentación es un subidón en comparación con la primerísima entrada de este blog, más bien una invitación a construir un puente para tirarse de él. Eso no quiere decir que de aquella el sentimiento fuese menos cierto. Digamos que las diferencias entre el primer inicio y este son más de dos años de distancia temporal y un montón de vivencias dentro de ese período, para bien y para muy mal. Vaya, siempre tengo que decir algo para aguar la fiesta. Ya, es cierto, no soy una persona que esté para tirar demasiados cochetes, pero, mira, si algo tengo claro es que de todo se aprende y siempre queda lugar para seguir adelante y mejorar.

Al grano: Ø (Léase [œ]) vuelve a funcionar. ¿Por cuánto tiempo? No sabría decirlo, ya que en unas semanas tendré que ponerme a trabajar en acabar, por fin, mis estudios y no sé cuánto tiempo tendré que invertir en mis deberes, que no serán pocos. Es por esta misma razón por la que, desgraciadamente, tendré que ponerme ciertos límites: dejaré atrás la periodicidad de dos posts por semana para centrarme en elaborar uno solo cada sábado (Shomer Shabbos!). Debo añadir también que me tomaré la redacción de estos textos como un ejercicio dentro de mi formación profesional y personal, así que no puedo prometer trabajar sobre temáticas demasiado complicadas, al menos por ahora. Paso a paso y a medida que vaya ganando soltura (y quizás un sueldo digno) es posible que elabore piezas más complejas sobre temas de mayor trascendencia. ¿Qué es trascendente? Básicamente todo lo que afecte a la integridad y al progreso de la sociedad (cualquier sociedad), o sea, política. ¿Qué no lo es? Discutir productos culturales y conceptos varios a través de la crítica y de las diferentes teorías que utilizamos como lentes para descifrar los códigos y los mensajes que creamos los humanos gracias a nuestra capacidad de abstracción… o algo así de pedante.

En fin, ahora que el protocolo inaugural está a punto de terminar, os deseo una semana alegre (o como mínimo decente) de suspense a la espera de la próxima entrega.

Ide pola sombra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s